¿Qué es la DEPENDENCIA EMOCIONAL?

¿Qué es la DEPENDENCIA EMOCIONAL?

30197948842_16a992353b_k

La Dependencia emocional aún no está reconocida dentro de los trastornos clasificados en manuales psiquiátricos, sin embargo el término es ámpliamente utilizado para definir un problema que presentan muchas personas en consulta, ya sea hacia la pareja u otras personas que nos rodean.

Cuando hablamos de dependencia emocional nos referimos principalmente al hecho de que nuestro bienestar psicológico y emocional queda supeditado a otra persona, ya sea por el mantenimiento de la relación con ésta o por la fluctuación en nuestro estado emocional según las reacciones o estados del otro. Ejemplos de ello podrían ser:

*cuando a pesar de que percibimos como tóxica o perjudicial una relación de pareja, nos resistimos a abandonarla, no nos sentimos capaces y por tanto aceptamos la insatisfacción como precio a la falsa seguridad que obtenemos

*cuando sentirnos felices, motivados o por el contrario tristes y desilusionados, depende de cómo se encuentre el otro, de cómo nos trate en esos momentos o de sus decisiones dentro de la relación. Concedemos  por tanto todo el poder de nuestra identidad ya que quien soy yo y hasta donde puedo llegar, dependen del otro.

En otras ocasiones y si exploramos un poco más profundamente, encontramos que nuestra tendencia dependiente va un poco más allá, ya que además nos ha ocurrido con familiares y nos sigue ocurriendo con personas significativas, el sentirnos muy influenciados y actuar en función de lo que se espera de nosotros. Esto se traduce en una dificultad para poner límites a los demás, afrontar conflictos o  sentirnos muy afectados por la opinión de los otros, entre otras cosas.

Con la pareja podríamos ver signos de dependencia emocional cuando nos cuesta hacer cosas sin la otra persona, justificamos o minimizamos el comportamiento del otro inadecuado hacia nosotros o cuando sentimos gran desesperanza ante la idea de romper y no solo eso, sino que no somos capaces de dar el paso a pesar de estar recibiendo un trato no adecuado y percibir claramente un deterioro en nuestro bienestar general.

Dado que nuestra mente es prodigiosa, siempre encontrará la forma de mantenerse en la zona de confort que permite no afrontar nuestros temores. Por ello, dentro de la dependencia emocional generamos numerosos autoengaños que nos permiten mantenernos en la relación, entre otros los más destacables son:

*la idealización del otro; es fácil que nos aferremos a lo que era esa persona cuando la conocimos y permanezcamos unidos a esa fantasía de felicidad, esperando un cambio hacia ese proyecto que una vez tuvimos y que desafortunadamente nunca llega.

* la minimización de nuestras necesidades;  no echamos cuenta de cómo nos sentimos realmente en el día a día ya que prestamos mucha más atención a lo que siente o necesita nuestra pareja.

Cualquiera que sea nuestro autoengaño, será una herramienta potente que nos mantendrá atrapados durante mucho tiempo en una espiral autodestructiva.

Una de las claves principales para romper con la dependencia emocional consiste en tomar conciencia de que lo que realmente se teme no es la pérdida del otro, ya que probablemente hace tiempo que ya no estamos con ese ideal sino en una situación muy diferente. Lo que tememos, es cómo nos vemos a nosotros mismos en soledad, como afrontar la vida a partir de ahora y a sentir que ya no habrá nadie ahí que confirme que somos dignos de amor.

Afortunadamente, todos estos temores son irracionales ya que tu esencia conlleva una inmensa valía que está esperando a que confíes en ella para desarrollar al máximo todas tus potencialidades, amarte a tí mism@ por lo que eres y de esa forma también puedan amarte los demás como te mereces. Te animo a que tomes la decisión de identificar tus temores y comiences a dar pasos para vivir plenamente y libre tanto dentro de una relación como fuera de ella.

 

 

Anuncios